AMATISTA

Poder: poderosa, protectora y portadora de una elevada vibración espiritual..

Categoría:

Descripción

Poder: Protectora.

Es una piedra altamente poderosa, protectora y portadora de una elevada vibración espiritual. Sus principales atributos están relacionados con la protección y el poder psíquico, razón por la que se la suele vincular con el chakra del tercer ojo. La amatista es una de las piedras más espirituales, que impulsa el amor hacia lo divino, y potencia nuestras emociones de afecto y cariño. Dormir con una amatista facilita las “salidas astrales” y genera sueños placenteros e intuitivos. Es un tranquilizante natural, bloquea tensiones geopáticas y energías ambientales negativas. Es excelente para meditar, ya que aleja los pensamientos de lo mundano, enfocándolos hacia la tranquilidad y a una comprensión más profunda. También ayuda a potenciar el proceso de toma de decisiones, invocando siempre al sentido común y a la intuición. Potencia la memoria, mejora la motivación y centra los objetivos. Como protectora, cuida de los viajeros y protege contra el daño, la enfermedad y el peligro.

Posición

Las geodas y las puntas suelen utilizarse en sanación. Las puntas en limpiezas energéticas tienen un uso muy fácil: colocarla apuntando hacia nosotros para que reciba la energía negativa, y después orientarla en otra dirección para que la libere lejos de nosotros. Usar joyería sobre la garganta, las muñecas o el corazón hacen que sus efectos limpiadores y calmantes sean especialmente benéficos. Los anillos y colgantes engarzados de este cristal suelen ser útiles como protectores. Si la sostenemos sobre la mano izquierda, o la colocamos sobre el chakra que notemos más pesado o bloqueados; podremos notar cómo las vibraciones distensionales y pacíficas nos invaden, eliminando la perturbación. Para superar una situación difícil que nos haga caer en la tristeza o en la congoja, podemos hacer el efecto inverso: pensar que todas las emociones y malos pensamientos que nos invaden nos recorren y se guardan en la piedra, y encerrarlos en ella hasta que parezca que el cristal vaya a explotar. Después se deberá enterrar la piedra en tierra durante tres lunas para que ésta absorba toda esa negatividad. Cuando la saque, la piedra estará limpia, y podrá regalarla o guardarla, pero no se recomienda que vuelva a usarla nunca más.